Uribe se distancia de su abogado Diego Cadena El senador le dijo a la Corte que su apoderado no le consultó los pagos a testigos.

Nació en Valledupar, hace 38 años, y no en Tuluá. Y su oficina en Colombia, Cadena & Asociados, tiene apenas 9 meses de creada, con un capital de 20 millones de pesos.
Se trata de Diego Javier Cadena Ramírez, un abogado que cobró relevancia hace algo más de seis meses, cuando se empezó a presentar en varias cárceles como apoderado del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

En Tuluá lo recuerdan como un estudiante promedio de la Unidad Central del Valle (Uceva) y por ser miembro de una modesta familia venida del Cesar.

Pero empezó a trabajar para capos del departamento del Valle –como Diego León Montoya, alias don Diego, y Ramón Alberto Quintero, alias RQ
– y ahora se moviliza en avión privado y en autos de alta gama.

La Fiscalía lo investiga por haberles pagado a dos testigos dentro del proceso que se le sigue al expresidente Uribe por fraude procesal y manipulación de testigos.

“Se están cotejando videos, testimonios y más de 27.000 horas de interceptaciones para establecer si el señor Cadena violó o no la ley y para proceder a definirle su situación”, le dijeron a EL TIEMPO fuentes de la Fiscalía.

Reporteros de este diario establecieron, además, que se tramita la inspección al expediente que adelanta la Corte Suprema contra el exmandatario.

En efecto, la Corte ya tiene pruebas de que Cadena les consignó plata a los exparamilitares Carlos Enrique Vélez, alias Víctor, y Eurídice Cortés, alias Diana.
“Me dieron 700.000 pesos, pero yo no lo hice con mala intención; fue algo que me dieron para ver si podía conseguir otros exmiembros del bloque Metro de Caldas”, explicó ‘Diana’. Y alias Víctor dice que los pagos que le hicieron superan las consignaciones que Cadena admite.

Además de tres testimonios que implican a Cadena –incluido el de Juan Guillermo Monsalve, hijo del mayordomo de la finca que fue de los Uribe–, se le unió el interrogatorio de Uribe.

En sus siete horas de declaración, Uribe dijo este martes que su abogado había procedido sin su autorización a la hora de entregarles dinero a dos testigos.
Y si bien el exmandatario cuestionó los bajos montos consignados y el hecho de que nunca se buscó silenciar personas o cambiar versiones, es claro que tomó distancia de la conducta de su apoderado.

De hecho, los abogados titulares del ahora senador, Jaime Lombana y Jaime Granados, han guardado distancia con Cadena.

Al respecto, Cadena le dijo a la Corte que no le consultó a Uribe el desembolso de lo que él llama ‘subsidios’, por tratarse de temas autónomos de su ejercicio profesional.
Sin embargo, a investigadores les ha llamado la atención que en otras grabaciones aparece pidiéndole autorización al expresidente para hablar con gente y hasta dándole un detallado reporte de quiénes lo llamaban.

El contacto con Uribe

Por eso, para allegados de Uribe es claro que ocultó los pagos y que el senador solo se enteró hace unas semanas de estos y le reprochó tal conducta.

“Vine a saber en las últimas semanas que el abogado Cadena, 10 meses después del testimonio de un testigo, Carlos Enrique Vélez, le dio $ 2 millones, que por razones humanitarias (…) si me hubiera consultado, le hubiera dicho no, terminantemente no”, dijo Uribe.

El expresidente también aclaró ante la Corte, y en su pronunciamiento al finalizar la indagatoria, cómo conoció al polémico abogado de mafiosos.

Según el exmandatario, el joven se le presentó diciendo que él era quien le había mandado decir en 2014 “los pagos (sic) de personas del narcotráfico a asesores políticos de Santos”.

Cadena le manifestó a Uribe que una de esas personas había sido su cliente, pero dijo que no siguió declarando porque se asustó debido al momento político por el que se atravesaba.

“Me dijo, ejerzo aquí. He sido abogado de muchas personas y los he ayudado a hacer negociaciones transparentes con las autoridades norteamericanas. Voy y vengo. Y me dijo que esas personas tenían información sobre mi hermano y sobre el asesinato del doctor Álvaro Gómez Hurtado. Imagínense mi asombro”, contó el senador el martes en la noche, ante su bancada.

Sobre la investigación contra Cadena, el propio fiscal general (e), Fabio Espitia, dijo que era inminente una decisión de fondo.

“Sobre esa actuación se van a tomar decisiones relativamente pronto, pero no me pregunten cuándo (…) los elementos de prueba que se han aportado se tendrán en cuenta para valorar si las diligencias son objeto de archivo o imputación”, dijo Espitia.
De hecho, el polémico apoderado de Uribe estuvo rindiendo interrogatorio en la Fiscalía hace un año.

Además de este caso, la Fiscalía investiga a Cadena por presunto tráfico de influencias. Y a su nombre aparece otro proceso más por simulación de investidura o cargo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *