Desde Roma preguntan por monja que gritó arengas a favor de Uribe

Carmelitas Misioneras dicen que hermana Adriana Torres no es de su congregación. Nombre es similar.

Las imágenes de la hermana Adriana Torres, con megáfono en mano, gritando arengas a favor de Álvaro Uribe, en las afuera de la Corte Suprema, llegaron hasta Roma.

EL TIEMPO estableció que un compañero de la congregación de las Carmelitas Misioneras de Colombia se comunicó con ellas desde Italia, para preguntarles por la monja que apareció durante la indagatoria a Uribe.
“Nos conocen muy bien a nosotras y están extrañados con que los medios (diferentes a EL TIEMPO) digan que es de nuestra congregación (…) Como ustedes, somos libres de pensar en la política como nos parezca, lo que no está bien como iglesia es que salgamos a hacer proselitismo en la actitud que tuvo la hermana ayer (martes)”, le dijo a este diario Martha Escobar Mejía, secretaria de la Conferencia de Religiosos de Colombia.

Al respecto, la hermana superior provincial de las Carmelitas Misioneras, Ángela Gómez Martínez, dijo que se trata de una confusión en los nombres de las congregaciones, que las ha afectado a ellas.

“Yo no quiero decir que lo que hizo fue bueno o malo. Lo que sí digo es que  Adriana Torres dijo ser Misionera Carmelita y nosotros somos Carmelitas Misioneras. Ese grupo nació recientemente. Lo conocí en un viaje en los 90 al Ecuador y no sabemos de su existencia en Colombia”, explicó Gómez.

Y agregó que presintió que los nombres iban a causar confusión, como efectivamente está ocurriendo y que hasta familiares las han llamado a preguntar por el episodio.

Durante la manifestación del pasado martes, convocada por el Centro Democrático, la hermana Adriana Torres llamó la atención por sus arengas y declaraciones. 

“Él no es ningún paraco”; “Llevo la sangre uribista”; “¡Que viva el presidente Uribe!”.

La hermana aseguró que es militante del Centro Democrático y del Grupo Tendencia.

La religiosa explicó que ese grupo es el encargado de ayudar y proteger a las mujeres cabezas de hogar, desplazadas y violentadas.

Y dijo ser víctima de amenazas por grupos delincuenciales debido a su afinidad política. Hasta aseguró que le habían dado una patada por apoyar a Uribe.

Además de asegurar que Torres no hace parte de las  175 hermanas de las Carmelitas Misioneras, Martha Escobar agregó que tampoco aparece en el registro de las más de 300 congregaciones inscritas en la Conferencia de Religiosos de Colombia.

Sin embargo, Ángela Gómez aclaró que eso no significa que no tengan sede, porque hay varias congregaciones que no están inscritas en la Conferencia de Religiosos.

Adriana Torres

Y explicó que  la congregación de la hermana Adriana Torres debe ser de derecho diocesano, y  por eso no está registrada.

En efecto, personas cercanas a la hermana Torres dijeron que depende de una diócesis en Antioquia. Y confirmaron que trabaja en el nororiente de su ciudad, específicamente en el sector de Santo Domingo. 

“No está contestando llamadas y está afectada por todo lo que han dicho de ella en las redes”, explicaron.

De hecho, su última aparición en público fue en la sede del Centro Democrático, durante la intervención de Uribe, luego de que culminó la diligencia de indagatoria dentro del proceso que se le sigue por presunto  fraude procesal y soborno a testigos.

“Yo vine a Bogotá con el fin de orar por el senador, orar por su bienestar y sobre todo orar por los violentos del país. A mí no me pagaron nada, Colombia no merece más violencia y no hay que hacer tanta algarabía por la citación de Uribe”, aseguró la hermana Torres el dia de la indagatoria del senador y líder del Centro Democrático.

Y dijo que había iniciado su camino espiritual a los 13 años.

“¡Que viva el sagrado Álvaro Uribe!”, “¿Por qué lo persiguen? ¡Que viva el presidente Álvaro Uribe!” y “Álvaro Uribe está con el señor Jesús”, agregaba tras explicar su su presencia en el Palacio de Justicia.

Hasta el momento, Uribe no ha salido a respaldar a la hermana Torres.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *